Todos los textos publicados en las entradas de este blog, son totalmente originales. Por favor respeta eso.
Asimismo, tanto las imágenes que aparecen en el blog, como los escritos publicados en la columna derecha pertenecen a sus respectivos autores.

21 nov. 2009

Hace tiempo me encontré a un abuelito que visitaba todos los días a la misma hora el parque de en frente de mi casa. En mis paseos vespertinos, observaba a distancia como aquél hombre regalaba caramelos a cada niño que pasaba por delante del banco donde se sentaba. Algunos aceptaban, otros se quedaban con las ganas porque su madre, desconfiada, tiraba de su brazo para que se alejaran de aquel hombre de sonrisa afable y caramelos de limón.

Un día decidí pasar yo también por delante de aquél hombre. Sentía mucha curiosidad y no podía seguir escondiéndome. Pasito a pasito, avancé hasta llegar al caminito donde se encontraba el banco. Pasé muy lentamente, para que el hombre reparara en mi presencia.

- Muchachita, ¿te apetece un caramelo?

Con una sonrisita triunfal, paré en seco y me quedé unos segundos mirando al abuelito, caramelo en mano.

- ¿Aceptas? Sé que te mueres de ganas. Te he visto observarme.

Sorprendida por tal [cierta] acusación, bajé la mirada culpable. Me habían descubierto.

- ¿Porqué no te sientas a mi lado y me cuentas por qué lo hiciste?

Y así pasé casi toda la mañana, contándole mi vida a un completo desconocido. Le conté sobre mis papás, que estaban en el cielo y sobre la casa en la que vivía. Y que nunca había probado un caramelo.
Con un gesto de descontento, el abuelito me hizo saber que tomar dulces era obligatorio en esta vida, que nos endulzaba las penas. Tras probar mi primer caramelo descubrí que tenía razón.

El abuelito me contó que perdió a su nieta hace algunos años y que, desde entonces, se sienta en ese banco a regalar caramelos a los niños para que la edad no le robe el recuerdo que tiene de su nieta.

Desde entonces, cada día, me siento un ratito a charlar con el abuelito de los caramelos de limón. Quizás algún día le cuente que yo fui la nieta que perdió.

3 comentarios:

Lorena G.B dijo...

Qué ternura de texto :)
Yo también quiero un caramelo ^^

Diario de nuestros pensamientos dijo...

q lindo.. y la foto de la cabecera me encanta

abe dijo...

regala caramelos, regala sonrisas =)